El cáncer del cérvix  uterino es uno de los tipos más frecuentes de cáncer en la mujer, a nivel mundial. Empieza en el cérvix o cuello del útero,  el cual está localizado en la parte baja de la matriz. Cuando este cáncer se descubre temprano, el tratamiento es muy exitoso y puede tener cura total.

La infección genital con ciertos tipos de Virus de Papiloma Humano  (VPH), y la persistencia de estos virus en los genitales, son la causa principal del cáncer de cérvix uterino.

El Virus de Papiloma Humano (VPH)  es un virus muy común, que puede transmitirse a través del contacto piel-a-piel o contacto sexual. Se han identificado más de 150 tipos de VPH. Sin embargo, sólo algunos tipos causan problemas en la salud como verrugas en los genitales, lesiones precancerosas  y cáncer.

No todas las personas infectadas por VPH desarrollan cáncer.  La mayoría de las infecciones no causan daño y se aclaran, es decir, son eliminadas del cuerpo al 100% por el sistema inmune natural del cuerpo.

Sin embargo, en  algunos casos, si la infección se mantiene, es decir, persiste, y no es detectada por el sistema de defensa , puede llevar a lesiones precancerosas y a cáncer cervical. Los VPH tipo 16 y 18, son los de mayor riesgo, y se sabe que son responsables de más del 70% de los casos de cáncer en el cérvix.

La citología cervical exfoliativa (Papanicolaou) es un examen que se hace para detectar la presencia de células cervicouterinas alteradas o anormales. Las pruebas de VPH sirven para detectar el DNA de los Virus de Papiloma Humano de Alto riesgo (VPH AR), en cantidades suficientes que puedan causar lesiones malignas.

Tanto el Papanicolaou como las pruebas de tipificación del VPH debe ser realizada por un profesional de la salud capacitado y calificado para ello. Las muestras que se toman, son enviadas a un laboratorio y se usan técnicas especiales para hacer los diagnósticos y lograr los resultados.

La vacuna para el VPH también está recomendad en mujeres entre los 9 y 45 años de edad y en hombres entre los 9 a 26 años de edad.

Existen diferencias entre el Papanicolaou y las pruebas de VPH

El Papanicolaou busca los cambios en las células del cérvix uterino,  antes que se desarrolle el cáncer. La prueba de DNA del VPH busca la presencia de infección por VPH de alto riesgo, conocido por causar cerca del 99% de los casos de cáncer cervical.  Por lo tanto, la prueba de VPH podría predecir mejor el riesgo de enfermedad celular.

Co-Test y su importancia

El Co- Test es un método utilizado en el diagnóstico del cáncer cervicouterino. Consiste en combinar las pruebas de Citología cervical o Papanicolaou y la prueba de detección de  DNA de VPH AR para el cribado o sea el diagnóstico de lesiones del cérvix en pacientes de 30 a 60 años de edad y a partir de los 25 años en mujeres de alto riesgo.

Una vez que se realizan las 2 pruebas (Pap y DNA VPH) preferiblemente al mismo tiempo ,  las muestras son analizadas y  con los resultados hacemos el diagnóstico.

El manejo y seguimiento de las mujeres y sus resultados se hace de acuerdo a las Normas Nacionales de manejo y seguimiento de las lesiones precancerosas, de la siguiente manera:

  1. Si las dos pruebas son negativas se recomienda repetir el co-test en 3 años.
  2. De presentar el Papanicolaou o citología negativa y la prueba de DNA de  VPH AR positiva se recomienda realizar una colposcopía
  3. La paciente mayor de 25 años , con citología reportada como ASCUS y prueba de DNA de  VPH AR negativo, se recomienda realizar la citología en 12 meses.
  4. En pacientes con ASCUS con VPH AR positivo se realizará colposcopía
  5. Cualquier citología mayor de ASCUS deberá realizarse colposcopía
  6. Cualquiera que sea el resultado de la citología,  si clínicamente hay sospechas de cáncer cervicouterino, debe prevalecer el criterio clínico para determinar la conducta a seguir

El tamizaje cervical de rutina es uno de los pasos más importantes para identificar el riesgo que cada una tiene de cáncer genital. También puede reducirse el riesgo, al no fumar, usando condones durante las relaciones sexuales  y limitando el número de parejas sexuales.

En el programa nacional de inmunización de Panamá, la vacuna se coloca GRATIS a niñas y niños a los 10 años de edad. Después de los 10 años, la vacuna se puede colocar a hombres y mujeres , es efectiva y segura su aplicación, sólo que no es gratuita.

Dr. José Gonzalez

Jefe Nacional del Programa Materno- Infantil

X